José Altuve agradeció al Magallanes

A punta de batazos y buena defensa, José Altuve por poco se llevó el galardón al Novato del Año en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, que terminó en manos de José Pirela, de las Águilas del Zulia; sin embargo, el no haber sido premiado no evitó que el nuevo grandeliga de los Astros de Houston pudiese explicar lo mucho que le sirvió jugar por la LVBP, en lo que fue su camino a la gran carpa.

“No te imaginas cómo aprendí jugando con el Magallanes. Pude madurar mucho en varios aspectos del juego, porque no es lo mismo enfrentar a pitchers que están en tu mismo nivel, que a otros que son mucho más experimentados que tú, como pasa en Venezuela. Eso así no lo quieras aprendes”, destacó vía telefónica el maracayero, que según su agente, Wilfredo Polidor, se incorporará a los Navegantes del Magallanes a finales de octubre, para empezar a jugar desde el primero de noviembre. “Ahora que estoy aquí siento que puedo hacer las cosas. Obviamente el nivel de la liga (LVBP), las menores y aquí no es el mismo. En grandes ligas es mucho más rápido y requiere de mayor consistencia de parte de uno”.

Altuve, además, comentó que desde su llegada a Houston ha podido sentir lo que es ser un grandeliga. “Hay muchas diferencias. Sobre todo en el trato que te da la gente”, dijo. “Yo ya había estado aquí (en el Minute Maid Park) hace unos años para recibir un premio cuando estaba en clase A débil y fue algo muy bonito, pero esta vez fue distinto. Mis compañeros me han recibido muy contentos y el manager (Brad Mills) me dijo que confía mucho en mí. Espero no defraudar su confianza”.

…::: Así llegó el primer hit :::…

José Altuve ha dado ­hasta ahora- 190 hits en tres categorías distintas (clase A fuerte, doble A y grandes ligas) en lo que va de año, pero será el último el que más recuerde, pues fue el primero en las mayores. “Ocurrió en mi último turno (consumió cinco frente a los Nacionales de Washington). Estaba un poco nervioso, porque me enfrentaba a un pitcher como Liván Hernández, que es muy mañoso y no te deja nunca nada bueno que conectar”, soltó el aragüeño. “Pero menos mal que al final logré pescarle un envió en la esquina de afuera, creo que fue una curva, que mandé al rightfield. Andaba muy feliz, no te imaginas lo emocionado que me puse cuando vi la pelota caer. Los muchachos, después del juego, me felicitaron y echaban broma con que `el enano sí puede batear’ (risas)”.

…::: Sin complejos :::…

Altuve, por otro lado, no siente que su estatura (1.70 metros) sea un motivo para dudar de sus habilidades para jugar a la pelota y por ello afronta el reto de ser un grandeliga con aplomo. “No me siento presionado por estar aquí (en las grandes ligas). Sé que muchas personas dudan de mis capacidades por mi tamaño, pero eso no lo veo mal, más bien es un incentivo para trabajar más fuerte y demostrar que el beisbol es un deporte que lo puede jugar quien sea, siempre y cuando le ponga corazón”. Altuve es el tercer nativo más bajito en los anales del beisbol. Pompeyo Davalillo midió 1.60 metros cuando debutó, y Alex Amarista (Angelinos) 1.68.

José Altuve: “Quiero seguir demostrando que puedo con los retos que me impongan”

Si los presagios de José Altuve se cumplen y hoy hace su estreno con los Astros de Houston, entonces Alexi Amarista ya no seguirá ostentando el título del grandeliga venezolano más bajito que debutó este año en las mayores, pues la nueva pieza de los siderales en unos centímetros más pequeño (5 pies, 7 pulgadas, que equivale a 1.65 metros) que el reserva de los Angelinos de Los Ángeles. Sin embargo, la estatura no es algo que preocupe al maracayero, quien ya se ha acostumbrado a tener que mostrar que la estatura no es un impedimento para jugar a la pelota.

“Yo tengo que seguir enfocado en lo que he estado haciendo a lo largo del año”, dijo un orgulloso Altuve a través del hilo telefónico. “A mí siempre me ha gustado superar mis metas y es lo que pienso hacer con este llamado. Tengo que salir al terreno y seguir demostrando que puedo superar todos los retos que me impongan. Así ha sido a lo largo de toda mi carrera y este es un reto más, uno muy grande, por cierto”.

El nativo, que defendió la segunda base del equipo El Resto del Mundo durante el pasado Juego de Estrellas del Futuro, en Phoenix, Arizona, vive su segunda promoción en el año, ya que hace más de un mes fue subido de clase A a doble A por la gerencia de los Astros, luego que bateara para .408 (213-87) en los primeros 52 encuentros del Lancaster, filial de los texanos en A fuerte. En doble A siguió bateando y en 35 duelos colocó average de .361 (14452). Además, sus 139 imparables combinados le ubican como el máximo hiteador de todas las menores y el .389 de promedio es el más alto entre las granjas de MLB.

“Creo que fueron esos números los que hicieron que mucha gente comentara que me iban a subir muy rápido”, siguió el ficha de los Navegantes del Magallanes en la liga local. “Obviamente que uno como pelotero siempre tiene esas ilusiones de que le llamen a las grandes ligas, pero no pensaba que iba a llegar tan rápido para mí. Ahora tengo que seguir la corriente de todo esto y disfrutarlo, pero sin perder las perspectivas y seguir trabajando”.

Las llamadas. A diferencia de otros llamados a las mayores a Altuve no esperaron a que terminara el juego del Corpus Christi Hooks (doble A de los Astros), sino que en pleno calentamiento le dieron la noticia. “Estábamos en medio de la práctica y el mánager (Tom Lawless) estaba como molesto. Eso me hizo pensar que algo iba a pasar, pero nunca me cruzó por mi cabeza que era que me iban a subir o algo así”, recordó el aragüeño. “No fue sino hasta que él me llamó que me dijo que alguien quería hablar conmigo y me puso en el teléfono al gerente general de la organización (Ed Wade), que fue quien me dijo que me querían en el equipo grande de inmediato. Esa fue una sensación indescriptible”.

El magallanero también contó que después de conversar con Wade lo que hizo fue correr al clubhouse a llamar a su familia en Venezuela. “Eso fue lo primero que hice. Nadie lo creía. Fue algo muy bonito, porque sé que eso alegró a mi gente”, continuó. “Todos mis compañeros estaban muy contentos y bueno lo que hice fue agarrar mis cosas y correr al aeropuerto, porque el equipo me quiere hoy mismo (ayer) en Houston, para chequearme y ponerme en el roster de una vez mañana (hoy). Todavía no sé qué quieren conmigo pero ojalá pueda debutar pronto”.

…::: Talento subestimado :::…

Dentro de los Astros reconocen que José Atuve les ha sorprendido por lo que ha mostrado en el terreno de juego y eso le da mayor crédito a sus habilidades para el beisbol. “Nosotros le hemos subestimado por su estatura, pero él se ha encargado de hacerse notar con su bateo en los últimos dos años”, contó a Baseball America, Bobby Heck, director de scouteo de los texanos. “No hay muchos peloteros de su estatura en las grandes ligas, pero ahora que captó nuestra atención debe demostrar que no puede hacer las cosas para que nosotros no le demos la oportunidad. Creemos que Altuve puede seguir mejorando. Si sigue bateando como lo ha hecho se podrá quedar en las mayores sin problemas”, dijo Fred Nelson, directo de ligas menores de la organización.

Santana mira al futuro

Que un lanzador de grandes ligas diga que espera seguir siendo ganador en las mayores no es algo que vaya a sorprender a nadie; sin embargo, que Johan Santana espere continuar siendo un pitcher triunfador en las mayores es completamente diferente. El venezolano, que se recupera de una cirugía en el hombro izquierdo que le ha tenido alejado de los terrenos de la gran carpa desde hace casi un año, sabe lo complicado que es sanar por completo de una intervención como esa, sobre todo porque los serpentineros que han tenido que pasar por ella no han vuelto a ser los mismos que eran antes.

“Mis metas son simples. Quiero seguir siendo un pitcher ganador en las grandes ligas, pero para eso debo recuperarme por completo y esperar que mis habilidades sigan allí”, manifestó el zurdo de Tovar a través de un contacto por correo electrónico que organizó el departamento de prensa de los metropolitanos. “Además, tengo una cuenta pendiente con los fanáticos de los Mets, que es el de llevar al equipo a un campeonato. Ganar fue lo que me trajo aquí y quiero hacerlo. Aunque creo que debemos tomarlo con calma. Primero debemos clasificar y después ir a buscar el título”.

Además, lo que tiene tan optimista con respecto a sus deseos de regresar y ganar es que la recuperación del dos veces Cy Young de la Liga Americana ha ido progresando con el paso de los días, independientemente de las molestias que presentó en una sesión de bullpen el pasado 3 de junio y que le han mantenido alejado de los morritos desde entonces. “Todo ha ido de acuerdo a lo que los médicos me han dicho.

Como se dice según el plan. La ventaja que yo tengo es que ni los Mets, ni nadie me ha estado apurando por volver, porque sabemos que esto es algo que dura tiempo y lo más importante es hacer las cosas bien para poder estar 100 por ciento saludable”, siguió, mientras explicó qué fueron esos dolores que sufrió. “Todo el mundo dice que sufrí una recaída, pero no es así. Son dolores normales por el esfuerzo físico que estoy haciendo para mejorar. Todo está dentro del proceso de rehabilitación”.

Primavera en verano. Por otro lado, Santana señaló que pronto estará lanzando de nuevo en una lomita bajo un plan de trabajo muy similar al de los entrenamientos primaverales. “Es duro no poder estar con el equipo en estos momentos para poderles ayudar, pero mi trabajo en estos momentos es recuperarme y para ello es que me estoy esforzando tanto. Ya pronto voy a poder empezar con una rutina muy similar a las de spring training, pero mientras eso llega estoy simplemente soltando el brazo para irle dando fuerza al hombro. Yo no estoy apurado voy a volver cuando me sienta completamente sano. Cuando logre eso es que me verán lanzando grandes ligas otra vez”.

…::: Venezuela en veremos :::…

Debido al tiempo de inactividad que ha tenido que vivir Santana no es descabellado pensar que el zurdo desee lanzar unas pelotas en el invierno para prepararse para la campaña de 2012. Ante la posibilidad de verle con los Navegantes del Magallanes, al igual que se le vio a Freddy García cuando se recuperó de una operación similar, el andino señaló. “Amanecerá y veremos”. Por otro lado, comentó estar dispuesto a volverse a enfundar la casaca vinotinto de la selección Nacional en un tercer Clásico Mundial. “Me encantaría. Es una experiencia única, aunque ahorita es muy temprano para dar un sí absoluto, pero si estoy sano cuenten conmigo”.

…::: Entusiasmado por el relevo :::…

Santana, además, comentó estar complacido por el talento de pitchers venezolanos que se ha desarrollado en los últimos años, sobre todo los casos de astros como Félix Hernández, quién es el segundo Cy Young de Venezuela, Aníbal Sánchez, Jhoulys Chacín o más jóvenes como Martín Pérez y Alex Torres. “Esos muchachos son brillantes. A algunos ya les he visto lanzar y son impresionantes (caso de Hernández y Sánchez) y a los demás espero verlos pronto en las mayores. En Venezuela hay mucho material y cada vez son mejores”, dijo.

Richard Hidalgo ve más allá de los estadios de beisbol

Richard Hidalgo y el grupo F3B

Richard Hidalgo se une a un ya crecido linaje de peloteros que han optado por dedicarse a la música en una etapa de sus vidas. El ex grandeliga anda por el país para promocionarse como cantante de reggaeton, una actividad que espera pueda equilibrar con el beisbol mientras tenga vida útil dentro de los terrenos de juegos.

“Esto es algo que quería desde hace tiempo, pero que no lograba llevar a cabo por las múltiples ocupaciones que tenía”, destacó vía telefónica el veterano guardabosques de los Navegantes del Magallanes. “Siempre he sido un fanático de la música y en Estados Unidos siempre trate de estudiarla, pero nunca tenía tiempo, sino estaba jugando, estaba entrenando o aquí en Venezuela jugando, pero bueno se me presentó esta oportunidad y no la quise dejar pasar”.

Según relató el mirandino, el grupo F3B fue el responsable de su incursión en la música, con el sencillo Mi Soledad (My Loneliness). “Con ellos canta un primo que tenía tiempo diciéndome que participara en la banda y tanto dieron que me convencieron y hasta un video grabamos”, siguió Hidalgo, quien reconoció que el genero del reggaeton fue el que le permitió sentirse más cómodo al micrófono. “La salsa me gusta pero no me veo cantándola, es muy compleja, igual el merengue. Yo quería hacer algo diferente y con el reggaeton me sentí bien”.

Entre dos aguas. Por otro lado, Hidalgo señaló que su llegada a la música, algo que también han intentado Eduardo Zambrano, Luis Sojo, Antonio “EL Potro” Álvarez y Kelvim Escobar, más recientemente, no significa que ya no desee jugar a la pelota. “Esto es algo que deseo llevar simultáneamente con lo que hago en el beisbol”, dijo. “Sé que en algún momento debo dejar de jugar y ya quisiera tener una carrera en otra cosa y dedicarme a ella. Yo espero jugar al menos dos años más. La gerencia de Magallanes me habló de que desean que juegue esta año y me retire, pero acordamos que al final de la temporada hablaríamos para ver si seguía activo”.

Además, el toletero derecho dice estar alistándose físicamente para lo que será la zafra 2011-2012 de la LVBP. “Ya estoy bastante recuperado de la lesión en el hombro y ya he empezado a fortalecerle, dentro de poco empiezo a batear y a hacer más cosas relacionadas al beisbol, como correr y soltar el brazo. Quiero demostrar que aún puedo jugar y rendir como siempre lo hice. Aunque de momento me estoy disfrutando esto de la música que es bastante interesante”.