Bautizo de bigleaguer


Normal
0

21

false
false
false

ES-VE
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Antes de que lean las próximas
líneas pondré en contexto el escrito. Lo que están a punto de leer, si es que
les interesa, fue un texto hecho antes de mi primera experiencia como
periodista en Estados Unidos, en un viaje a cubrir el Juego de las Estrellas de
las Grandes Ligas en 2006. Era un muchacho soñador y creo que aún queda algo de
él en el Ismael de hoy en día. Un abrazo y disfruten.


Bautizo de bigleaguer.

Normal
0

21

false
false
false

ES-VE
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

En lo que espero sea la
primera de muchas entradas a este blog, hablaré de lo que será una de las
experiencias más grandes que he vivido en mi corta carrera en el periodismo
deportivo: la cobertura del Juego de las Estrellas de las Grandes Ligas. Ahora
la entrevista a Bernie Williams, el seguimiento de mi primera temporada de la
LVBP; así como ver a los Leones del Caracas eliminar a los Navegantes del Magallanes
y titularse campeones de la liga, así como en la Serie del Caribe, tiene
compañía.

 

Tras una campaña entera en el
beisbol profesional -antes estuve sumergido en una pasantía de un año por las
menores- tendré la oportunidad de llegar a las Grandes Ligas con Líder y ¡de
qué forma! directo al clásico de mitad de temporada. En mi año sophomore en
esta profesión fui convocado para ir a Pittsburgh y estar en el PNC Park junto
a los astros de la pelota. El alto mando del club me está dando la oportunidad y
como todo debutante dice:”aprovecharé esto al máximo”.

 

Mi estadía en la gran carpa,
como la de casi todo rookie que es llamado desde las granjas, será corta: sólo
12 días. Sin embargo, dependerá de mí actuación en Pennsilvana el que pueda
ganarme otro cafecito en las mayores en el corto o mediano plazo. Lo mejor de
todo es que ya los técnicos (mis jefes) me dijeron cuando será mi estreno: el
día nueve en el Juego de las Estrellas del Futuro, donde estarán cuatro
promesas del beisbol venezolano. Al día siguiente, iré al Partido de las
Celebridades y luego a la Competencia del Cuadrangulares; para, finalmente,
poder estar en el duelo de las deidades del beisbol.

 

Los Todos Estrellas ya van por
su edición 77 y marcan lo que se conoce como la mitad de la zafra, pese a que
ninguno de los equipos llega 81 partidos jugados de los 162 pautados en el año.
Otro de los atractivos que tiene este duelo, es que el ganador dará la
posibilidad a su liga de tener ventaja de localía en la Serie Mundial, eso sin
importar que organización vaya. Esto se implementó desde el año 2003, cuando
los dos combinados se quedaron sin lanzadores y se tuvo que decretar un empate,
el tercero en la historia de este tipo de enfrentamientos.

 

Una vez finalizado todo eso,
el equipo de Líder viajará por dos días a Minneapolis para andar de tú a tú con
los Mellizos de Minnesota e Indios de Cleveland. Tendré que enfrentar a Johan
Santana y compañía; también a Juan Rincón, Luis Rodríguez, Rafael Betancourt,
Edward Mujica y Víctor Martínez.

 

Después de eso, la Ciudad del
Motor, Detroit, me espera para una serie de par de encuentros. Los Tigres se
enfrentan a los Reales de Kansas City. Mientras eso pasa, intentaré conseguir a
Magglio Ordóñez, Carlos Guillén, Omar Infante y Wilfredo Ledezma.

 

Luego viajaré a Florida para
visitar a los Marlins, novena que enfrenta a los Nacionales de Washington. Por
dos días andaré rondando el Dolphin Stadium de la ciudad de Miami en búsqueda
de Miguel Cabrera y Tony Armas.

 

Ya para el 19 está pautado mi
regresó a Venezuela y a las menores, sólo que la asignación será AAA. Así seguiré
fogueándome y adquiriendo experiencia de los que tienen muchos años en este
negocio y que, como yo en unos días, han saboreado el café de las Grandes Ligas
y siguen esperando un nuevo llamado.

188267633_b0400dd160.jpg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s