José Tábata le saca provecho a su contextura para estafarse más almohadillas

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Pasar de ser comparado con Manny
Ramírez a Rickie Henderson es algo que a primera vista sorprende, sobre todo si
se trata de José Tábata, un pelotero que desde su firma al profesional no se le
conocía por su rapidez, pero sí por su habilidad de chocar con contundencia la
pelota. Sin embargo, con el transcurrir de los años, el jardinero de los
Piratas de Pittsburgh se transformó en un corredor y ahora no sólo es
reconocido por lo que hace en las bases, sino que se ha ganado la confianza del
cuerpo técnico para que siga haciendo lo que ha hecho hasta ahora: robar.

Sin contar la jornada de ayer, el
venezolano estaba igualado en el liderato de estafas de la Liga Nacional, con
ocho, y apenas había sido capturado en una ocasión, lo cual habla de su
habilidad para obtener una base adicional una vez que está en circulación.
“José tiene una velocidad engañosa”, declaró al Pittsburgh Tribune,
Clint Hurdle, manager de los filibusteros. “Cuando tú lo vez a él no dices,
`Guao, qué rápido’. Cuando sale a robar segunda uno se queda pensando si lo
logrará o no, pero siempre termina bien”.

Este éxito robando bases no es
algo nuevo para Tábata que en ligas menores consiguió 106 escamoteadas en 454
partidos, con un tope de 25 en 2010 en sólo 53 juegos en triple A. “Su
velocidad no me sorprende, era algo que mostró al momento de firmarlo, pero no
era lo que más resaltaba”, comentó vía telefónica Carlos Ríos, gerente
deportivo de Caribes de Anzoátegui, y scout responsable de la firma del
guardabosques. “En aquella época era capaz de correr de home a primera en
6.5 segundos, lo cual es bueno”.

Con luz verde. Parte también del éxito del nativo en las
almohadillas también se debe a que ha recibido la confianza del cuerpo técnico para
poder salir al robo cuando lo desee. “Me siento muy cómodo
corriendo. No importa quién esté lanzando, yo confío en que podré robarle la
base al primer pitcheo, al segundo, cuando sea. Tengo luz verde para hacer eso
y por ello tengo más seguridad en mi juego”, explicó al Pittsburgh Tribune
Tábata, quien en la pretemporada trabajó con el coach Luis Silverio, para
mejorar sus robos. “Mucha gente dice que por mi
contextura no puedo robar bases. A mí me gusta que piensen de esa manera, que
me menosprecien, porque yo confío en mis piernas y sé que puedo robar
bases”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s